Formas de ahorrar energía según la bombilla escogida: del halógeno a la LED

20MINUTOS.ES

Bombillas

La concienciación con el gasto energético ha ido creciendo en los últimos años. En los hogares de todo el mundo se está produciendo una interesante transición hacia un tipo de iluminación mucho menos contaminante, y que además suele ser más rentable para las familias. A partir del 1 de septiembre se dejarán de fabricar halógenos para impulsar el uso de luces LED.

Hay varios tipos de bombillas y en función de las utilizadas el ahorro será mayor o menor. Eso sí, es necesario encontrar el equilibrio entre el consumo y el gasto, puesto que normalmente las más baratas son también las más perjudiciales para el medio ambiente.

Con todo ello, ¿qué tipos de bombillas nos podemos encontrar en el mercado y qué características tienen?

Halógenos

Son el tipo de bombilla más utilizado en el exterior y duran de media unas 3000 horas. Dejarán de fabricarse el 1 de septiembre para dar paso a las LED, que son las menos contaminantes. Hasta ahora, los halógenos ya se usaban de manera habitual en viviendas.

LED

Son el presente y el futuro de la iluminación. Menos contaminantes y cada vez con precios más competitivos. Encontrarán su impulso definitivo con el fin de los halógenos. Uno de los elementos que primero las incorporaron son los vehículos. Aúnan rentabilidad y ahorro.

Bajo consumo

Consumen cinco veces menos energía que las clásicas incandescentes y pueden funcionar hasta 15.000 horas, pero han pasado a ocupar un segundo plano. Son mejores que las tradicionales, pero se quedan muy lejos de las LED.

Bombillas tugsteno

Son las bombillas tradicionales. Tienen una sola ventaja: su precio. El hecho de ser las más baratas no asegura nada, porque se encarece el coste del cosumo y además su vida útil es la más baja de entre todos los tipos de bombillas.

¿Cuánto ahorras con una bombilla LED?

20MINUTOS.ES

Electricidad

A partir del próximo 1 de septiembre, la Unión Europea (UE) prohibirá fabricar bombillas halógenas pese a que la comercialización de algunos tipos podrá continuar hasta que los establecimientos acaben con su stock. Pero este proceso se ha desarrollado poco a poco. En 2012 comenzaron los ceses con las bombillas incandescentes, cuya venta fue prohibida y en 2016 le llegó el turno a los focos halógenos.

El objetivo de la UE con esta iniciativa es promover una iluminación más eficiente, pero también más económica sustituyéndolas por bombillas LED. Estas son más caras a la hora de comprarlas que las halógenas, pero su calidad, eficacia energética y su durabilidad (las halógenas duran una media de dos años; las LED tienen una vida estimada de más de 15) son mayores.

Otra de las ventajas es que no queman, ya que transforman el 98% de la energía en luz y solo el 2% en calor. Además, no contienen mercurio, elemento tóxico que sí se encuentra en los halógenos. Y, según calculó la Comisión Europea, al sustituir las bombillas tradicionales por otras LED se logrará ahorrar 40.000 millones de kilovatios hora para 2020, lo que equivale más o menos a la demanda energética de once millones de hogares.

Cada poco vemos y leemos en las noticias que el precio de la luz se dispara. Por ello, este ahorro también se verá reflejado en el bolsillo de los españoles: podrán ahorrarse, según informó la oficina comunitaria Eurostat ya a principios de 2018, 11,42 euros al año en la factura de la luz si cambiaran todas sus bombillas tradicionales de 60 vatios por luces led de 10 vatios.

Así, España registraría un ahorro superior a la media europea, que podría tener una factura 10,21 euros más barata cada año, el quinto mayor de todos los Estados miembros solo por detrás de Alemania, Dinamarca, Bélgica e Irlanda.

El ahorro varía en función del país

Eurostat señala que este ahorro es posible teniendo en cuenta un uso medio de la bombilla de tres horas diarias en un hogar con un consumo eléctrico anual de entre 2.500 y 5.000 kilovatios. Ahorro por países, los ciudadanos más beneficiados de esta transición a las bombillas LED serían los alemanes y los daneses, cuya factura sería unos 15,25 euros inferior a la actual. En el extremo contrario, Bulgaria vería la menor reducción de gasto eléctrico, unos 4,78 euros.

Los precios de la energía en los países de la UE están condicionados a diversos factores que varían la oferta y la demanda, como la situación geopolítica, la combinación de fuentes de energía de cada Estado miembro, las condiciones meteorológicas o los costes de la red eléctrica, entre otros.

Es verdad que usar bombillas de LED es la mejor opción, pero no es la única. La nueva ley pone fin a las bombillas halógenas, pero todavía siguen vigentes otras posibilidades como el uso de lámparas compactas fluorescentes, LFC, conocidas como ‘de bajo consumo’. Su precio de mercado es similar al de las LED y gastan hasta un 80% menos de luz que las incandescentes tradicionales. No obstante, también tienen un pero: son energéticamente menos eficientes y su vida útil es unas 3 veces más corta que la de las LED.

Qué sembrar en agosto: consejos para frutas, verduras y plantas aromáticas

20MINUTOS.ES

Qué sembrar en agosto

La jardinería ecológica es una afición que cada vez cuenta con más adeptos. Ya son muchas las personas que siembran y cosechan en su propio huerto, jardín o incluso en terrazas o ventanas.

El mes de agosto suele ser el segundo mes más caluroso del año por detrás de julio. Las temperaturas son bastante altas, por ello es muy importante que antes de sembrar nada sepamos cuáles son las frutas, verduras y plantas aromáticas que podemos plantar para garantizar un mejor desarrollo.

Las siembras que realicemos habrá que protegerlas del sol directo para que no se quemen o se sequen por falta de humedad. Otro de los peligros al que nos podemos enfrentar es a las tormentas del verano, estas pueden echar a perder toda la cosecha.

Con las altas temperaturas del verano, el ritmo del cultivo es mucho más acelerado y, por tanto, los frutos maduran mucho más rápido. Debido a esto es conveniente revisar el huerto diariamente para que la cosecha no se nos eche a perder.

A la hora de sembrar hay que hacer una distinción entre la siembra en semillero o la siembra al aire libre. Si vamos a sembrar en semillero, en agosto podemos sembrar cebollas, coles o lechugas. En cambio, si vamos a hacerlo al aire libre optaremos por ejemplo por acelgas, borrajas, escarola, lechuga, nabo, coliflor, espinacas o berro.

En las zonas que son más templadas también podemos decantarnos por sembrar patatas para que a finales de octubre o noviembre podamos cosecharlas. Las patatas requieren temperaturas frescas durante el proceso de formación de los tubérculos. Entre 15 y 25°C.

Otra de las opciones por la que nos podemos decantar es por la siembra de plantas aromáticas o medicinales para más adelante condimentar la comida o usarlas como remedios caseros. En cuanto a hierbas o plantas aromáticas que son típicas para sembrar en agosto son el perejil, el perifolio, la salvia y el hinojo.

Si hablamos de agosto la fruta protagonista es la sandía y el melón, pero no es tiempo de sembrar, sino de cosechar.

Los economistas aconsejan hipotecas a tipo fijo pero Adicae discrepa: “Es un nuevo abuso”

L. BELENGUER

Construcción

De las 532.367 viviendas que se vendieron en 2017 (datos del Ministerio de Fomento), el 42% no precisó financiación. Un porcentaje que según las estimaciones realizadas por Solvia y recogidas en su último informe Tendencias del Mercado Inmobiliario bajará al 37% a finales de este año 2018. Por lo tanto, el 63% restante de las operaciones de compraventa sí necesitarán la mediación del banco. "Aumenta el número de transacciones realizadas con hipotecas, principalmente debido a un entorno de bajos tipos de interés, que permite acceder a financiación en condiciones muy ventajosas. La recuperación económica y la creación de empleo aumentan la demanda solvente", recoge dicho estudio.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) arroja otro dato destacable, obtenido del portal estadístico del Colegio de Registradores de España: si durante el mes de abril de 2017 se concedieron 29.310 hipotecas, en abril de este año y último mes del que se disponen de datos se firmaron 40.005 créditos hipotecarios. Cifra que sin embargo no es la más alta del último año. En enero de 2018 se concedieron 41.831 préstamos.

El último informe sobre el sector elaborado por Tinsa, referente al segundo trimestre de 2018, concluye que la hipoteca media en España es de 118.339 euros. Madrid, Baleares y Barcelona son las provincias donde se registran las cantidades medias hipotecadas más altas: 165.994€, 164.542€ y 151.618€ respectivamente. En el otro lado de la tabla se encuentran Badajoz (73.189€), Jaén (74.193€) y Castellón (74.403€).

Ejemplares en PDF de MiBolsilloEn el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, publicado en mayo, la entidad gobernada por Pablo Hernández de Cos advierte de la "presión a la baja sobre la rentabilidad bancaria, condicionada por el entorno de bajos tipos de interés, el descenso de la actividad crediticia y el elevado, aunque decreciente, nivel de activos improductivos". Los llamados activos improductivos incluyen los bienes adjudicados por impago de deudas y los créditos morosos. En otras palabras, aunque el número de viviendas absorbidas por los bancos va reduciéndose, estos activos tóxicos seguirán siendo altos hasta 2020.

En este sentido, el número de ejecuciones hipotecarias sobre la vivienda habitual —o sea, los desahucios— certificadas en el primer trimestre de 2018 fue de 2.027, una cifra que ha ido reduciéndose según los datos del INE, que en el mismo periodo del año pasado contabilizó 4.339. En 2015 esta cifra ascendió a 8.890 casos en los que una familia se quedó sin su casa hipotecada por no poder pagar al banco.

Presiones al BCE

Actualmente los bancos ya no prestan con "la misma alegría" que antes de la crisis, comenta la directora de estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, quien considera "clave" para el futuro del sector la financiación. Durante los últimos años el Banco Central Europeo ha mantenido los tipos de interés inusualmente bajos para incentivar la recuperación del sector. "Está haciendo una política absolutamente heterodoxa y está recibiendo presiones para que haga política normal y cuando la haga, los tipos de interés van a ir para arriba", explica el profesor de economía de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Josep Lladós.

Teniendo en cuenta que esta laxitud de los tipos tiene los días contados, los expertos aconsejan hoy en día contratar hipotecas a tipo fijo en torno al 2% "porque aunque a corto plazo tengas la sensación de que estás pagando más, de aquí a pocos años dará seguridad, tranquilidad y estabilidad". Siempre y cuando el escenario no sea una hipoteca a cinco o diez años, en cuyo caso sí interesa más el tipo variable.

Sin embargo, desde la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) aseguran que "las entidades y el Gobierno con el proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario pretenden reorientar el mercado hacia las hipotecas a tipo fijo, en línea con lo que el sector bancario está haciendo ya de facto, algo que en la coyuntura actual de tipos y con prácticas como las de las hipotecas ‘a tipo mixto’ (10 años con tipos fijos a 21 veces el euríbor actual y el resto del plazo a diferenciales arbitrados exclusivamente por la banca) constituye un nuevo abuso a los consumidores". "Con el euríbor en negativo y que tardará todavía en subir", Adicae recomienda "sin duda los tipos variables, a no ser que las entidades ofrezcan hipotecas a tipo fijo todavía mucho más bajo. Diferenciales del 1,5 o el 2 no son aceptables, teniendo en cuenta que una hipoteca se extiende durante 20 o 30 años".