Los pisos de alquiler turístico siguen creciendo a falta de más regulación

DIEGO G. MORENO

  • En pocos años los pisos de alquiler han superado el número de plazas hoteleras.
  • Airbnb facilitará sus datos a la Agencia Tributaria en 2019.
  • La patronal del turismo exige regular la "oferta descontrolada".
  • FOGONAZOS: La revolución del turismo, por Carmelo Encinas.

Pisos turísticos

Llegaron hace menos de una década y ahora se sitúan a la cabeza en las principales ciudades españolas. Los pisos de alquiler turístico han sufrido un crecimiento exponencial e incluso superan a las plazas hoteleras.

Según datos de la patronal del turismo Exceltur –extraídos de las principales plataformas de alquiler de pisos turísticos online–, en 2016 fueron 330.258 las viviendas vacacionales en las 22 ciudades españolas más importantes, alrededor de 30.000 plazas más que las ofertadas por hoteles el mismo año (362.493). En 2017 la diferencia se ha agrandado más: 473.956 pisos de alquiler vacacional frente a 335.606 plazas de hoteles en regla.

Los empresarios hotelereros se encuentran preocupados por este crecimiento y por la falta de regulación en muchas ciudades de nuestro país. El presidente de Exceltur, José María González, llamó la semana pasada a "abordar de manera urgente" la regulación de este tipo de viviendas.

"Es imposible un modelo de éxito con la proliferación de oferta masiva y descontrolada", aseguró. La patronal presentaba el informe Impactur Comunitat Valenciana 2017, sobre esta región mediterránea que también se ha llenado de pisos turísticos en los últimos años.

Cediendo a la presión institucional

Las plataformas online de alquiler turístico van cediendo poco a poco a la presión institucional y han empezado a tomar medidas para, al menos, regularizar la situación de las viviendas que ofertan sus usuarios. Airbnb anunció hace solo unos días que compartirá toda la información sobre transacciones que se produzcan a través de la plataforma con la Agencia Tributaria a partir del 1 de enero de 2019, debido a la obligación impuesta por Hacienda a través de una Orden Ministerial aprobada el pasado mes de mayo con el llamado modelo 179.

Esta declaración informativa, obligatoria para Airbnb y las demás plataformas de este tipo, tendrá carácter trimestral y le dará al fisco una visión panorámica de la situación y lo tendrá más fácil para cazar a los defraudadores.

La Agencia Tributaria se hará con datos como la referencia catastral de cada inmueble, la identidad de sus propietarios o el número de días que han sido alquilados. Es probable, por lo tanto, que el año que viene Hacienda comience a tomar medidas contra las irregularidades fiscales de muchos arrendadores.

"Para apoyar aún más a los anfitriones, Airbnb también se ha asociado con Price waterhouse Coopers (PwC) para proporcionar una guía de impuestos, así como una línea directa gratuita para obtener información fiscal adicional" asegura la plataforma en una nota de prensa. También han llegado a acuerdos parecidos con otros países.

No es la única regulación puesta en marcha por el Ejecutivo. En el Consejo de Ministros del pasado 14 de diciembre se aprobó una reforma de la Ley sobre Propiedad Horizontal para habilitar la posibilidad de que, por mayoría simple  cualificada de tres quintas partes de los propietarios, las comunidades de vecinos puedan limitar o condicionar la actividad del alquiler turístico, con el fin de "favorecer" la convivencia en el edificio.

Eso sí, la medida no tiene carácter retroactivo y los vecinos no podrán hacer nada para acabar con una vivienda turística de su comunidad si esta se encuentra dentro de los parámetros legales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *