Cabeceros de cama, armarios o mesillas baratas solo con saber reciclar

20MINUTOS.ES

  • Los palés, que pueden soportar mucho peso y convertirse en un somier perfecto.
  • Como mesilla de noche: pilas de libros, baúles, cajas colgadas en la pared, queseras, sombrereras o maletas apiladas, etc.

Sillas

La decoración del hogar no tiene más límite que nuestra imaginación. Con un poco de maña podemos dar un nuevo uso a un objeto. Es lo que ocurre los palés, esas estructuras de madera hechas para el transporte de mercancías.

Los palés junto a otras ideas nos pueden valer para lograr un dormitorio completo o para redecorarlo por muy poco dinero. Todo es cuestión de imaginación, tiempo y paciencia.

La cama

Conseguir una estructura de cama práctica y funcional puede ser más fácil de lo que parece. Los palés pueden soportar mucho peso y convertirse en un somier perfecto. Otra opción es la de unir con cuidado varias piezas de mobiliario como pueden ser cómodas no muy altas y así lograr una superficie donde apoyar el colchón y ganar espacio para el almacenaje.

El cabecero

No tenemos por qué ceñirnos a la típica pieza de madera o de forja. Existen mil y una posibilidades: espejos, puertas de armario, ventanas, palés, alfombras, cojines, vinilos, muretes, biombos… Sólo se trata de elegir uno y transformarlo al estilo de nuestro dormitorio.

Las mesillas

Hay mil alternativas a la típica mesilla de noche. Desde escaleras a pilas de libros, baúles, pequeñas baldas voladas o cajas colgadas en la pared, hasta queseras, sombrereras o maletas apiladas. Imaginación y capacidad para dar nuevo uso a viejos objetos.

El armario

Una opción económica y muy práctica para dormitorios pequeños pueden ser los armarios con estructura al aire. Son más livianos y baratos. Otra opción –esta minimalista– puede ser la de colocar una barra de acero de pared a pared, de forma que podamos colgar la ropa.

Las lámparas

Podemos crear nuestras propias lámparas mediante botellas, escurridores, jaulas, hilos solidificados con cola… Las opciones son casi infinitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *