Las ejecuciones hipotecarias en vivienda habitual se reducen por cuarto año consecutivo: bajan un 40% en 2018

EP

Un bloque de viviendas en construcción

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 6.523 en 2018, cifra un 40,7% inferior a la de 2017, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales encadenan cuatro años de retrocesos después de que en 2017, 2016 y 2015 bajaran un 48,3%, un 30,3% y un 12,6%, respectivamente.

Sólo en el cuarto trimestre de 2018 se registraron 1.551 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 31,2% más que en el trimestre anterior, pero un 28,9% menos que en el cuarto trimestre de 2017.

El objetivo principal de esta estadística es ofrecer trimestralmente el número de certificaciones de ejecuciones hipotecarias iniciadas e inscritas en los Registros de la Propiedad durante el trimestre de referencia. Estadística recuerda que no todas las ejecuciones de hipoteca terminan con el lanzamiento (desahucio) de sus propietarios.

En 2018 se iniciaron 53.857 ejecuciones hipotecarias, un 1,6% más que en 2017. De ellas, 51.314 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 2.543 a fincas rústicas.

Las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas aumentaron un 3,2% en relación a 2017. Dentro de las fincas urbanas, 25.903 ejecuciones correspondieron a viviendas, un 6,6% menos, y de ellas 8.912 eran ejecuciones sobre viviendas de personas físicas, cifra un 38,2% inferior a la de 2017.

Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas júridicas se incrementaron un 27,8% en el año, hasta las 16.991, mientras que las realizadas sobre solares aumentaron un 24,2% y totalizaron 3.352.

¿Por qué es tan importante la nota ‘online’ de un restaurante?

OFRECIDO POR BANCO SABADELL

  • Con unos usuarios cada vez más informados, destacar en los distintos directorios de internet es el paso clave hacia un crecimiento exponencial de los clientes. Así funcionan e influyen las opiniones en la red.

Sabadell

Buscar el restaurante ideal para comer o cenar suele estár hoy en día conectado a internet. Ya sea en Google o en un portal específico, aparecer en los primeros puestos de buscadores se relaciona de forma directa con un aumento de clientes, en especial si la nota del local es alta y las valoraciones numerosas.

Aparecer en buscadores, clave para captar clientes

Ese factor es tan importante que ya aparece en diversos estudios, como el realizado por SCA (Specialty Coffee Association) en varias ciudades de Europa, que preguntaba sobre los aspectos principales en los que se fijan los clientes a la hora de elegir. Entre ellos estaban la calidad de la comida o el trato del servicio, pero también la calificación recibida en distintas redes sociales.

Precisamente, las conversaciones sobre restaurantes suponen un 30% del contenido en redes, en cifras de PQ Media. Ese interés condiciona de forma directa al sector gastronómico, ya que las decisiones dejan de depender solo de dueños, managers o clientes cercanos; entran en la ecuación también todos los usuarios que expresan su opinión ‘online’.

¿En qué se traduce ese cambio? Según un estudio de Tripadvisor, en inversión por parte de los locales. El portal indica que, en la actualidad, el 60% de la inversión monetaria de estos negocios depende de las opiniones de usuarios y sus observaciones en aspectos concretos como reformas a pequeña escala, inversión o posicionamiento en redes.

Las primeras valoraciones, las más relevantes

Pero ¿cómo conseguir esa nota y asegurarse de que sea buena? La experiencia en distintos restaurantes te hace ver técnicas de lo más variado. En el primer punto, es interesante invitar a los clientes a hacerlo como sugerencia, incluso con premios de por medio. Un plato gratis por valoración o un descuento añadido son buenas técnicas para animar a los primeros usuarios a calificar el local; el resto llegarán tras las notas iniciales.

De cara al segundo punto, las recomendaciones son diversas. Un buen local no se basa solo en un punto fuerte, como la cocina o la decoración, sino en un equilibrio de todas las vertientes –casi una veintena- que han de estar cuidadas si se quiere asegurar una nota superior al ocho o las cuatro estrellas, según el sistema de valoración del servicio. Estos son algunos consejos:

Una buena atención al cliente: Este punto pasa por la amabilidad de los camareros, pero también por un ambiente relajado (a nadie le gusta que le pregunten por el postre sin terminar el segundo plato) y por unos tiempos de espera muy reducidos, especialmente con reservas anticipadas. Además, el camarero debe estar dispuesto a ayudar y conocer las bebidas y platos disponibles y las características de cada uno.

Honestidad: Para conectar con el cliente, primer es necesario conocerse a uno mismo. No hace falta ser el más innovador de la ciudad: es más efectivo ser auténtico y potenciar los puntos fuertes del local. Dentro de este punto entra también la calidad/precio: un precio elevado puede llevar a expectativas irreales, por lo que la coherencia ha de primar en este sentido.

Aceptar las críticas: Una mala nota online puede afectar a la reputación, pero una respuesta a tiempo que dé una solución al problema –y solucionar realmente ese problema si es relevante- hará que, con el tiempo, ese punto negativo quede en el olvido. La posibilidad de ofrecer una alternativa o compensación al cliente, por su parte, puede hacer que este rectifique la calificación.

Los detalles cuentan: Desde el emplatado al diseño de la carta o los toques decorativos que aporten personalidad, esos pequeños detalles que parecen no tener importancia son vitales a la hora de destacar sobre la competencia.

Generación Z: Nativos digitales en busca de vivienda

OFRECIDO POR BANCO SABADELL

  • Todos aquellos nacidos después de 1995, llamados también post millennials, comienzan a entrar en el mundo laboral y a plantearse su primera vivienda. Así son las preferencias de los inquilinos más jóvenes.

Joven

Llegar al mundo en la era digital, ser niño durante la crisis económica, entrar en un mercado laboral en plena transformación… son muchos los factores que definen la personalidad de los miembros de la Generación Z, ahora adultos, que llegaron al mundo entre los años 1995 y 2000.

El último estudio sociodemográfico firmado por M&CSaatchi habla de estos jóvenes, sucesores de los millennials, como personas algo pesimistas, con poca paciencia y menos ganas de arriesgar. Pero no todo es malo: controlan las redes sociales como nadie, saben sacar todo el partido a las herramientas digitales y son capaces de ejecutar múltiples tareas con la fluidez que da el uso natural de varios dispositivos prácticamente desde la cuna.

A la hora de comprar o alquilar piso, todos estos factores juegan un papel crucial. Así son las tendencias que siguen y seguirán los nuevos inquilinos, recién llegados al entorno inmobiliario.

Tendencia al alquiler

En 2018, un 19,3% de los menores de 23 años comenzaron a vivir solos, según datos del Observatorio Joven de Emancipación firmado por el Consejo de la Juventud de España (CJE). De este porcentaje, dos terceras partes han optado por el alquiler, frente a un 19,3% que han elegido hipoteca y un 11% que vive en casas cedidas por familiares.

Estas condiciones dependen, en gran parte, del precio medio de la vivienda, inasumible para el sueldo medio de esta capa de la población: la compra supone, de media el 60,8% del salario neto mensual como inversión en una hipoteca.

Los alquileres son cada vez menos y más caros, según datos de Century 21 –en esta situación, la media de salario dedicado a ello asciende al 85%-, pero siempre existen soluciones recurridas. La más popular: compartir piso.

Compartir es vivir

Mudarse con amigos o con una pareja con la que se compartan gastos es una tónica común entre la gente de esta generación. Esa decisión permite optar a mejores pisos, sobre todo en el centro de grandes ciudades como Madrid o Barcelona. 

En algunos países, se ha ido incluso un paso más allá y se ha acuñado el término “coliving”, una tendencia que aúna el alquiler de una habitación y un puesto en el que trabajar dentro del mismo espacio. La idea es que dentro de esos hogares, los residentes sean creadores activos que participen en la fundación de una empresa o proyecto junto a sus compañeros de piso.

Las redes sociales como aliadas

El cartel de “Se Alquila” deja de tener sentido, en especial entre los miembros de esta generación. En su lugar, las distintas plataformas digitales de compra y alquiler cobran especial importancia para las capas de jóvenes que buscan vivienda.

De forma alternativa, la saturación dentro de estos servicios de búsqueda ha hecho que los Z publiquen ofertas por redes, especialmente Instagram y Facebook, donde es más fácil establecer contacto con algún amigo, conocido o simplemente usuario afín interesado en alquilar esa habitación que se ha quedado libre.

Este control sin igual de las redes sociales se extiende a otros ámbitos: suelen comprar gran parte del mobiliario y decoración vía online y, antes de mudarse, consultan cómo es el barrio en el que van a vivir, además de su oferta gastronómica o cultural, factores decisivos para dar el paso fuera del nido.

Una estabilidad creciente

Una de las principales diferencias de la generación Z respecto a sus predecesores es la aspiración marcada hacia la estabilidad financiera. Según un estudio de Adecco, el 31% de estos jóvenes dice tener esta seguridad como prioridad, porcentaje que se eleva hasta el 69% a diez años vista. En el caso de los millennials, esa búsqueda solo es prioritaria para el 4% de los encuestados.  

A medio y largo plazo, esta expectativa tiene una traducción directa en la vivienda: tras su primera residencia, serán más proclives a comprar que la generación del milenio, ya que contar con una propiedad aumenta la seguridad respecto al alquiler y sus posibles fluctuaciones.  

¿Limpias las zapatillas blancas directamente en la lavadora? ¡Error!

20MINUTOS.ES

¿Limpias las zapatillas blancas directamente en la lavadora? ¡Error!

¿Quién no ha tenido unas zapatillas blancas alguna vez, no importa de la marca que fuesen? Son socorridas para el entretiempo, cómodas y combinan fácilmente con cualquier color. Eso sí, tienen un inconveniente: cualquier mancha se nota. Aunque es cierto que hay quien encuentra en ello algo atractivo, como la marca de renombre Gucci, que no hace mucho sorprendió con una colección de calzado que parecía, simplemente, sucio, y que dio mucho de qué hablar en las redes sociales:

Sin embargo, para los que prefieran lucir las zapatillas tan blancas como el primer día hay un truco mejor que hacerlo en la lavadora y evitará que la suela quede acartonada, que la tela no encoja ni salgan del electrodoméstico con olor a humedad.

Lo compartió una usuaria de Twitter y revolucionó la red social. Actualmente tiene 1.416 retweets y 9.524 ‘me gusta’.

Estos son los pasos que debes seguir:

  1. Verter en un recipiente una relación de una dosis y media de detergente por cada una de bicarbonato de sodio y remover con cuidado hasta que esté bien mezclado.
  2. Por otra parte, aplicar con cuidado agua con un dispensador o con un paño a las zapatillas para que estén húmedas, pero no empapadas como lo estarían en la lavadora.
  3. Después, con un cepillo de dientes, aplicar la mezcla de bicarbonato y detergente sobre las zapatillas y dejarlas reposar.
  4. Después de unos minutos, debes aclarar las zapatillas y rociarlas con polvos de talco.
  5. Solo entonces meterlas en la lavadora aprovechando únicamente el agua de la misma, sin incorporar jabón.

Leroy Merlin venderá placas solares tras el cambio en la regulación del autoconsumo

EFE

Placas solares en el tejado del Ayuntamiento

Leroy Merlin venderá plazas solares para autoconsumo y soluciones de areotermina, ha informado este martes la compañía, que ha decido entrar en este segmento en España después de la decisión del Gobierno de acabar con el conocido como "el impuesto al sol".

En un comunicado, Leroy Merlin ha destacado que estas soluciones combinadas permiten producir agua caliente, calentar y refrigerar la vivienda aprovechando la energía gratuita de los paneles solares, al mismo tiempo que se obtienen importantes ahorros en la factura energética del hogar.

En 2008, la compañía lanzó las Eco Opciones, una gama de productos que contribuyen al ahorro de energía, al medio ambiente y la salud.

Ahora, en línea con la nueva normativa de autoconsumo que pone fin al denominado “impuesto al sol”, Leroy Merlin decide apostar por las energías renovables para el hogar y facilitar a los usuarios el acceso a soluciones y componentes e, incluso, encargándose de su instalación con el servicio personalizado llave en mano.

¿Cada cuánto tiempo debemos lavar las sábanas?

20MINUTOS.ES

  • Nuesta ropa de cama se llena cada poco tiempo de células muertas de piel, de la que se alimentan los ácaros.
  • Además, hay polvo, esporas fúngicas y restos de cosméticos.

Niño

Las sábanas son un elemento fundamental en nuestro día a día: pasamos muchas horas cada día entre ellas, descansando. Como ocurre con la ropa, también hay que lavarla, pero, ¿con qué frecuencia?

Primero hay que tener en cuenta qué es lo que hay en nuestras sábanas. Fundamentalmente, células muertas de nuestra piel. El problema es que estas células son el alimento de ácaros y garrapatas. Y después de comer, defecan… en nuestras sábanas.

Estos residuos pueden causar reacciones alérgicas, tos, mocos, picor de ojos… Pero además de excrementos de ácaro y piel muerta, en nuestras sábanas podemos encontrar esporas fúngicas y polvo, elementos que pueden incrementar los síntomas alérgicos. Además, también hay restos de cosméticos, que también pueden irritar la piel.

Todo esto, además, puede ir penetrando en el colchón y la almohada con el paso del tiempo. Por eso, es importante lavar las sábanas con una frecuencia no mayor a la semana. Los expertos recomiendan también el uso de fundas para colchones y almohadas.

¿Se eliminan los gérmenes metiendo la ropa en la lavadora?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que un solo gramo de materia fecal de una persona enferma contiene millones de virus, explica Kelly Reynolds, investigadora de la Universidad de Arizona. Y por mucho que nos lavemos tras hacer nuestras necesidades, se estima que al menos hay una décima de gramo de residuos fecales en nuestra ropa interior, como promedio. Además, en el 90% de los casos, los gérmenes de una prenda se transmiten a las otras.

El problema es que la lavadora no acaba con los gérmenes, por muy caliente que esté el agua. "Cuando se trata de mohos que causan infecciones cutáneas o respiratorias, u organismos que causan resfriados, gripe o gripe estomacal, la mayoría sobreviven a los ciclos de lavado", dice Reynolds. Ni siquiera lavando las prendas de una persona enferma por separado es seguro: los gérmenes pueden quedarse en la lavadora.

En cambio, a lo que no sobreviven es a la secadora: "Una alta tempertura de secado durante al menos 28 minutos es una forma eficaz de acabar con los virus", dice Kelly Reynolds. Si no hay secadora, una buena opción es la luz solar directa, porque la luz ultravioleta del sol tiene propiedades desinfectantes. Por lo demás, se recomienda lavarse las manos tras manejar ropa sucia y de vez en cuando, efectuar un ciclo de lavado con lejía u otro desinfectante cada cierto tiempo.

Cinco usos del secador de pelo que probablemente no sepas

20MINUTOS.ES

Cinco usos del secador de pelo que probablemente no sepas

El secador es uno de los elementos indispensables para el cuidado personal, sobre todo en invierno para no irse a la cama o salir a la calle con el pelo mojado. Pero el mejor aliado en el cuarto de baño, además de ayudar a secar y a peinar el cabello, tiene múltiples usos dentro del hogar.

Plancha 

A veces, la ropa elegida por la mañana tiene varias arrugas lo suficientemente visibles para tener que planchar. Pero si no hay tiempo suficiente para sacar la plancha, el secador puede ser un gran aliado. Solo hay que humedecer las arrugas y aplicar aire caliente directamente sobre la zona arrugada.

Aspirador eléctrico

El secador ayuda a quitar el polvo de las zonas en las que no llegamos con la mano. Aplicar aire frío hace que el polvo se desplace hacia partes que son más fáciles de acceder para luego poder barrer o limpiar con un trapo.

Elimina la cera y las pegatinas

La cera de las velas se puede quedar pegada al mueble o al suelo. Para conseguir quitarla sin rayar nada, solo hay que aplicar calor hasta que la cera se ponga blanda. Algo parecido pasa con las pegatinas, con el secador se consigue aflojar el pegamento para no tener que rascar.

Desempaña el espejo

Con el secador se elimina el vapor que se acumula en el espejo tras una ducha. Una solución rápida y eficaz para no tener que frotar con la mano y poder vernos.

Limpia los dibujos de las paredes

Una solución para conseguir quitar los rayones o los dibujos en las paredes que han hecho los niños es aplicar calor sobre el dibujo y después pasar una toallita húmeda. A veces la mancha no desaparece del todo pero sí que se consigue disimularla. 

¿Te están robando wifi? Cómo averiguarlo y formas de evitarlo

20MINUTOS

  • Una conexión que se ralentiza o se detiene de forma intermitente sin problema técnico aparente puede ser una buena pista.
  • Existen multitud de programas para saber quién te roba wifi: los hay específicos para ordenadores de sobremesa, para diferentes sistemas operativos…

Area WiFi

Existen varias formas de averiguar si alguien está robándote la señal de conexión wifi. Hacerse con la señal de un vecino no es tan complicado como algunos piensan y supone una preocupación para usuarios a los que, en un momento dado, la conexión empieza a ir mucho más lenta de lo habitual. Pero no es ésta la única pista que puede dar a entender que están pirateando tu wifi. Existen varias:

Conexión lenta o desconexión intermitente: una conexión que, en determinados momentos del día, comienza a ralentizarse o se pierde de forma intermitente sin que haya un problema técnico de por medio es una de las principales pistas para sospechar que alguien te está robando wifi. Otra pista es si el indicador WLAN del router sigue parpadeando una vez se han desconectado todos los dispositivos conectados en nuestro hogar, según indican desde CNMC.

Equipos desconocidos conectados a tu señal: los ladrones de wifi menos experimentados suelen pasar por alto un detalle. Que sus equipos aparezcan reflejados en el listado del propietario de la señal en el equipo de su hogar.

Cómo averiguar quién usa mi wifi

Programas que ayudan a descubrir quién te roba wifi: descubrir quién te roba wifi y configurar el router es un proceso laborioso puede llevarte más tiempo del que dispones, por lo que existen algunos programas que tratan de ayudar a averiguar si alguien está usando tu señal, como indican desde CNMC:

Estos programas ayudan a saber quién te roba wifi, pero sólo si está conectado en el momento en el que se hace el escaneado. Para saber si alguien nos roba wifi en el momento que sea, lo habitual es entrar al router.

Cómo entrar y configurar el router

Entrar en el router y configurarlo: para entrar dentro del router y configurarlo con Windows hay que escribir en el navegador la puerta de enlace, que generalmente es 192.168.1.1, aunque puede averiguarse con los siguientes pasos: ir a ‘Inicio’, escribir ‘cmd.exe’ en el buscador (la caja de texto de la lupa), en la ventana que se abre escribir ‘ipconfig’ y copiar en el navegador de Internet el dato que aparece en el apartado ‘Puerta de enlace predeterminada’. El usuario y la clave son las que venían con el router de serie. Si se han perdido o no se sabe cómo acceder a este paso, el operador debe ayudar al usuario en cualquier caso.

Una vez dentro del router, existe el apartado DHCP, el apartado ‘log’ o el registro de equipos conectados, que muestra las direcciones de los dispositivos conectados a él. Lo más probable es que las direcciones IP cambien, por lo que lo mejor es recurrir a las MAC, algo así como la firma del dispositivo inalámbrico: Windows, Mac, Android e iPhone/iPad.

Existen también formas de hacerlo para Mac, Linux, iPhone/iPad y Android.

Una de las recomendaciones es configurar el router de manera que sólo permita el acceso a direcciones MAC concretas (las del usuario).

¿Por qué cambiar la clave del wifi?

Hay que tener en cuenta que existen multitud de páginas que recopilan claves de conexiones wifi, por lo que es aconsejable cambiarla.

Cambiar el nombre a la conexión wifi también es interesante. Desde Portaltic señalan varias razones por las que son aconsejables ambos pasos, aparte de lo ya mencionado sobre páginas agregadoras de claves.

¿Cada cuánto tiempo debemos lavar las sábanas?

20MINUTOS.ES

  • Nuesta ropa de cama se llena cada poco tiempo de células muertas de piel, de la que se alimentan los ácaros, que a su vez defecan.
  • Además, hay polvo, esporas fúngicas y restos de cosméticos.

Niño

Las sábanas son un elemento fundamental en nuestro día a día: pasamos muchas horas cada día entre ellas, descansando. Como ocurre con la ropa, también hay que lavarla, pero, ¿con qué frecuencia?

Primero hay que tener en cuenta qué es lo que hay en nuestras sábanas. Fundamentalmente, células muertas de nuestra piel. El problema es que estas células son el alimento de ácaros y garrapatas. Y después de comer, defecan… en nuestras sábanas.

Estos residuos pueden causar reacciones alérgicas, tos, mocos, picor de ojos… Pero además de excrementos de ácaro y piel muerta, en nuestras sábanas podemos encontrar esporas fúngicas y polvo, elementos que pueden incrementar los síntomas alérgicos. Además, también hay restos de cosméticos, que también pueden irritar la piel.

Todo esto, además, puede ir penetrando en el colchón y la almohada con el paso del tiempo. Por eso, es importante lavar las sábanas con una frecuencia no mayor a la semana. Los expertos recomiendan también el uso de fundas para colchones y almohadas.

¿Se eliminan los gérmenes metiendo la ropa en la lavadora?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que un solo gramo de materia fecal de una persona enferma contiene millones de virus, explica Kelly Reynolds, investigadora de la Universidad de Arizona. Y por mucho que nos lavemos tras hacer nuestras necesidades, se estima que al menos hay una décima de gramo de residuos fecales en nuestra ropa interior, como promedio. Además, en el 90% de los casos, los gérmenes de una prenda se transmiten a las otras.

El problema es que la lavadora no acaba con los gérmenes, por muy caliente que esté el agua. "Cuando se trata de mohos que causan infecciones cutáneas o respiratorias, u organismos que causan resfriados, gripe o gripe estomacal, la mayoría sobreviven a los ciclos de lavado", dice Reynolds. Ni siquiera lavando las prendas de una persona enferma por separado es seguro: los gérmenes pueden quedarse en la lavadora.

En cambio, a lo que no sobreviven es a la secadora: "Una alta tempertura de secado durante al menos 28 minutos es una forma eficaz de acabar con los virus", dice Kelly Reynolds. Si no hay secadora, una buena opción es la luz solar directa, porque la luz ultravioleta del sol tiene propiedades desinfectantes. Por lo demás, se recomienda lavarse las manos tras manejar ropa sucia y de vez en cuando, efectuar un ciclo de lavado con lejía u otro desinfectante cada cierto tiempo.

¿Tender fuera o dentro? Una de las dos puede poner en riesgo la salud

20MINUTOS.ES

¿Tender fuera o dentro? Una de las dos puede poner en riesgo la salud

Hay quien aprende a cocinar sobre la marcha y quien prefiere seguir las instrucciones de un libro, de internet o de la herencia familiar para preparar sus recetas. Hay quien utiliza el mismo producto de limpieza para todo, y quien compra uno específico para cada material y superficie. Y quien dobla las sábanas como le enseñaron sus padres y quienes descubren en Instagram una nueva forma de hacerlo igual de rápida y eficiente -o más. Como la de estos dos jóvenes:

Y hay quien tiende la ropa fuera de casa y quien tiende dentro. A veces, por posibilidades, otras, por preferencias. Sin embargo, según un estudio, una de las dos podría ser perjudicial para la salud. ¿Cuál?

Lamentablemente para quienes tienden dentro de casa, esta es la opción ‘perdedora’.

Según un estudio del Instituto de Investigación de Arquitectura Ambiental Mackintosh de Glasgow, tras registrar los niveles de humedad de viviendas en las que se tendía dentro y en las que se tendía fuera, lo que se concluyó fue que aquellas que lo hacían en el interior registraban niveles de humedad muy altos. Esto supone un problema debido a que la humedad configura un hábitat preferente para microorganismos como los hongos, los ácaros y el moho, los cuales, además de poder generar reacciones alérgicas, también agravarían la sintomatología de asmáticos u otro tipo de pacientes con enfermedades respiratorias. Los datos que arrojó el estudio situaban en un 25% la presencia de esporas perjudiciales para la salud provenientes de la reproducción de estos microorganismos en aquellos hogares en los que esta tarea doméstica se realizaba en el interior.

Al hilo de las conclusiones del estudio, la Sociedad de Asma de Irlanda manifestó que, aunque "normalmente cuando las personas respiran estas esporas su sistema inmunitario las ayuda a deshacerse de ellas tosiendo o estornudando", algunas de las personas que padecen enfermedades respiratorias como asma y son sensibles a las esporas del moho, pueden verse afectadas por estos microorganismos, "lo que hace que los síntomas empeoren".